img_0487

1) No pedir más favores de los que tú haces en el carpool. Si te toca los jueves y no puedes, lo mínimo es reponerlo cualquier otro día.

2) No llegar a las 9:00 pm por tu criatura a casa del amiguito que lo invitó a pasar la tarde. A nadie le cae bien la mamá que se duerme en sus laureles.

3) No decirle a la maestra de Math de lo que se va a morir si a tú criatura no le salen las sumas. Cabe la posibilidad que a tu hijo no se le dén y punto.

4) No ir a hacer un “pancho” al colegio a menos que el niño esté en llamas. Al rato vas a ser la vieja loca a la que tienen que soportar y ponerte cara de que escuchan tanta quejadera de tu parte.

5) No criticar al niño que es muy inteligente, la niña que baila muy bien, al niño que mete todos los goles o a la niña que le dieron un reconocimiento por su excelente conducta. No vaya a ser que se te note la envidia.

6) No actuar de la edad de tus hijos haciendo berrinches, chismorreando y criticando como si nosotros o nuestros hijos fuéramos almas de la caridad.

7) No perder la cordura. Si a tu criatura le meten un foul en el basket y a ti no te parece…. no lo tengas en el basket. Mejor ponlo a tocar la flauta o el piano.

8) Poner atención a la hora de mandar Whatsapps. Típico que alguien se equivoca de chat y luego alguien más sale herido por no estar enterado del plan. Suele suceder cuando hacemos sub-chats del sub-chat del chat original. Ya ni nosotros estamos capacitadas para atender tantos grupos.

9) No meterte con la mamá coordinadora del salón. Suficiente trabajo hacen de buena voluntad. La que tenga demasiadas inquietudes y tenga muchas ganas de opinar, asegúrese de apuntarse el siguiente año escolar para hacer esa labor.

10) Cuando invitan a tu querubín a casa de alguien pero él ya tenía invitación previa: No inventes que tiene piñata del primito. Ya nadie se cree esa. No es un crimen que ya tenga compromiso con alguien más. La verdad siempre vencerá.

11) Cuando invitan a tu querubín pero tú ya tenias un invitado: Lógicamente invitas también al que te está invitando. Por educación, cortesía, amabilidad y todas esas cosas que quieres que tenga la demás gente contigo (no se diga con tu querubín).
12) Cuando ya le confirmaste un plan a tu querubín con alguien y a la mera hora, le sale un plan mejor: No canceles el plan confirmado. Por más que el plan de última hora sea más divertido. Cancelar solo demuestra que el compromiso y la lealtad no significan nada para ti y que estás dispuesta a que también se lo hagan a tu niño un día. Que lo dejen ahí plantado porque prefirieron a la mera hora hacer otra cosa con alguien más.

13) Cuando la mamá del amiguito quiere mangonear al grupito de amigos (y dicho sea a sus mamás) y hacer los planes a su antojo y no escuchar a nadie más: Tápate los oídos, ignórala y corre lejos. Invariablemente esto causa conflicto entre los niños y la mamás de los niños.

15) Cuando la mamá del amiguito cree que su retoño siempre está bien y que todos se equivocan menos él. Las maestras están mal, sus amigos están mal, las mamás de sus amigos están mal, el entrenador de natación está mal, la señorita de la cafetería está mal y hasta el mismo dentista está mal. Todos están mal menos su retoño y tiene que salir a su defensa cada 5 minutos: Igual a la anterior, tápate los oídos, ignórala y corre lejos. Invita a todos sus maestros, entrenadores y cualquier figura de autoridad en la vida del niño.

16) Cuando Perenganito le pega a tu querubín, lo empuja o lo voltea a ver feo: RELAX. Tu querubín no va a volverse maniaco-depresivo a los 30 por ese incidente. Ni se va a traumar, ni necesita un psicólogo. Lo que necesita es toparse con la vida para saber qué hacer con ella después. Si es un incidente aislado, eso de convocar a una cita con el coach, la coordinadora, la maestra, la psicóloga del colegio y la directora para desacreditar a Perenganito y a sus papas porque seguramente han de ser delincuentes (según tu), está de más. Un incidente aislado es solo eso: un incidente. Léase la definición de bullying más adelante.

17) Ahora bien, si tu querubín es el que pegó, empujó o volteó a ver feo a alguien: Entonces le dices que tiene que ir a pedir de inmediato una disculpa al afectado y que sea de buena gana. Entre antes, mejor. Aunque su mamá te caiga mal y tú en tu interior aveces también te den ganas de golpearla.

*Bullying* es el CONSTANTE acoso a la MISMA persona por un determinado periodo de tiempo. Google it.

Ósea si alguien ofende a alguien más, eso no es bullying. Es una ofensa. Y está mal. Pero si una persona (o grupo de personas) lo hace todos los días al mismo individuo, eso si es bullying. Solo que no hay que usar indiscriminadamente la palabra. Si el planeta entero tiene ese problema en los colegios y queremos acabar con el, necesitamos saber qué significa y poner nuestro granito de arena.

18) En el caso de que si sea bullying, ahí si es permitido sacar al león que llevas dentro y cuidar de tus crías contra cualquier maldad. Que se caiga el cielo antes de que hagan sufrir a tu criatura. Habla y convoca a todas la juntas que sean necesarias. Ahora bien, sea cual fuere la acción a tomar, hay una regla básica de oro: no enfrentar a la mama del bully directamente. Simplemente la situación se multiplica por un millón. Hasta jaloneadas de pelo entre mamás se han presenciado en este pueblo. No sé en otros.

19) Last but not least: Sonríe. Da las gracias por ser mamá. Sacúdete lo que no te sirva o no te haga mejor persona y absorbe todas bendiciones y satisfacciones que nos da ese título.

Cuando los hijos sean adultos, ni quien se acuerde a quien le tocaba el carpool los lunes, ni a quien invitaron al plan, ni quien le metió un foul en tercero de primaria.

Life is good! Take advantage! Make the most of it! Embrace it!

-Tania Armenta