Las invitaciones a la graduación deberían ser como todo. La persona valiente que invita a quien quiere, gana. La persona que se queda dormida en sus laureles, pierde. Tan tan.

Eso de invitar a alguien a la graduación desde 5 o 6 meses antes me resulta tan cómico. Vaya manera de quitarle el encanto al evento del cortejeo.

Resulta que los jóvenes pueden “apartar” a la niña (o niño) a veces hasta con 9 ó 10 meses de anticipación. Se encargan de que sus amigos sepan y además lo propáguen. Otros simplemente reservan a su pareja en un chat de amigos y se sientan a esperar la hora de hacer la invitación formal.

Nada de esto es un secreto. Todos saben quien irá con quien y todos están esperando que así suceda.

Pobres inocentes… si la vida fuera así de fácil cómo reservar un boleto de avión, todos estaríamos de viaje en las Bahamas.

Panorama #1:

Juanito reserva a Rosita. Rosita no quiere ir con él. Rosita se amoló a menos que le diga a sus amigas que le digan a los amigos de Juanito que ella no quiere ir con él… No sin antes correr el riesgo de no ser invitada por nadie debido a tal desaire.

Panorama # 2:

Rosita se queda sin ir porque resulta que la primera opción de Juanito quedó liberada a ultima hora. Y como ella estaba apartada desde meses atrás, nadie la consideró.

Panorama # 3:

Rosita se muere de la angustia porque falta una semana para el evento y Juanito no se ha animado a invitarla. Se pregunta si sus amigas entendieron bien lo que escucharon. Ella sabe que nadie más se va a animar a hacerlo, y además, ya es muy tarde para que ella invite a alguien más así que se sienta a esperar el fin del mundo.

Panorama # 4:

Un pobre inocente que no sabe las reglas (siempre los hay) invita a Rosita. Ese pobre inocente se acaba de meter en un problemón por no seguir las reglas de un juego en el que, seguramente nadie quiere estar, pero que todos siguen porque son leyes dictatoriales establecidas por algún ente poderoso.

Panorama #5:

Rosita quiere invitar a Juanito. Juanito lo sabe y está de acuerdo. Pero resulta que Juanito se enamora perdidamente de Cuquita en ese lapso entre la reservación y la invitación. Rosita habrá de cederle los desechos a Cuquita y volver a empezar todo el trámite de la reservación, o bien resignarse a ver si se enfrían las cosas.

Panorama #6:

Rosita quiere ir con Juanito. Juanito quiere ir con Rosita. Se reservaron de mutuo acuerdo hace meses. Llega Super Betito, con mejor reputación y 15 escalones más arriba que el resto de la chusma en la tabla de estatus de popularidad. Su condición de campeón goleador, ojos verdes y ese je ne sais quoi, que hace a las niñas suspirar, le permite hacer lo que le venga en gana e invita a Rosita. Adiós Juanito en un dos por tres. Es más, ¿Quién es Juanito?

Y así la lista sigue y sigue….

Si Juanito invitara a Rosita sin tener que hacer reservación desde tantos meses antes, solo habría dos panoramas:

1)Rosita le dice que sí viven felices para siempre.

2)Rosita le dice que no y Juanito se aguanta e invita a alguien más.

End of story.

-T. Armenta